Sombras de Papel, rodando


A las personas que están participando en Sombras de Papel


Es mañana del último domingo de abril en Agaete, municipio del norte de Gran Canaria. Curiosamente se le otorgó la concesión administrativa de municipalidad en 1813, cuyas cifras sumadas computan 13. Este año celebramos el Bicentenario de La Pepa, curiosas paradojas: la Constitución Española de 1978 como sus hermanas constituciones occidentales están sufriendo una deslegitimación de sus contenidos como consecuencia de la pérdida de derechos de la ciudadanía en numerosas zonas del mundo. Y los burócratas y políticos europeos aprueban la Constitución Europea: el Tratado de Lisboa; ¿para qué? El siglo anterior, el veinte, que vio tras la Segunda Guerra Mundial, alumbrar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ve como una de sus proclamaciones vive en tiempos de penumbra. Porque una realidad es proclamar y otra bien distinta es actuar. Cuando hay un trecho entre lo que se dice y lo que se hace, tienen lugar las corrupciones, las violaciones de los derechos y se ponen trabas absurdas a los proyectos personales y colectivos.
Frente a esas realidades, emergen otras llenas de fuerza, de vocación, de compromiso y sensibilidad. Una de ellas es Sombras de Papel, Canarias siglo XVIII. No importa que todo el equipo humano, que ya forma parte de esta creación cinematográfica, lleve renunciando en los últimos dos años a muchos fines de semana para hacerla posible. Hoy como cualquier lunes habrán vuelto a primera hora a sus trabajos cotidianos: la labor de secretaría; recorrerse cien kilómetros de ida y vuelta para afrontar una pequeña obra civil; o quien ya disfruta de la jubilación, seguir gozando del descanso antes bien ganado observando los mapas del tiempo.
El cine tiene muchos elementos llenos de magia. Uno de ellos es hacer posible que en plena etapa final de Sombras de Papel, apenas quedan un par de escenas para rematar esta obra que asombrará a españoles y espectadores de cualquier lugar, se ruede una de sus primeras escenas. Las dos hermanas huyen de las garras de los llenos de prejuicios atravesando un barranco lleno de historia mientras buscan refugio y sensibilidad cotidiana en un hermoso mercado de la época. Curioso este arranque, porque esto nos trae a la memoria la primavera pasada, cuando hombres y mujeres de varias generaciones se reunían en plazas y calles de España y del Mundo para deslegitimar a los representantes de ellos por las políticas corruptas y llenas de sin sentido que venían aplicando en las últimas décadas. Recordemos ahora las imágenes el día de la investidura del Parlamento de Cataluña, cuando fueron desalojados esos pacíficos y comprometidos ciudadanos de manera violenta. Por lo que se ve hoy tenemos una Represión Oficial consentida y legitimada y no precisamente por la soberanía nacional del pueblo que es la que se reivindica en Sombras de Papel y la que reconocen la Constitución de 1978 y 1812.
El tiempo transita este domingo entre las nubes, el sol y la lluvia. La mayor parte del rodaje se desarrolla entre nubes lo cual facilita el rodaje de todo el equipo. El contexto es hermoso, artístico. Estamos en la Plaza de la Constitución, antigua del Generalísimo. Tanto cambio de nombre, ¿para que no cambie nada? Esto parece la Italia de Lampedusa y El Gatopardo. Pues recuerden unos y otros que el pueblo español ya derrotó a otro déspota, Napoleón, creando escuela. Y que sus hijas e hijos del siglo veinte no pararán hasta alcanzar una nueva victoria.
La Plaza de la Constitución tiene forma rectangular con unos setos en las esquinas y siete centenarios árboles de troncos cuajados y copas que acogen. En el punto norte, sobresale una bella iglesia del XIX. De fachada blanca y piedra volcánica de la zona, sus vidrieras son auténticas obras de arte. En la central, sobresale la imagen de la Virgen, quien se halla custodiada por sendos arcángeles en otras vidrieras paralelas. Esto nos lleva a la obra autobiográfica de José Luis Sampedro, Monte Sinaí, cuando el sabio humanista se sintió acogido y protegido por los conocimientos y el cariño humano del grupo de sanitarios que le hicieron superar su dolencia cardiaca y seguir disfrutando de esta vida. Por eso hoy nos estamos manifestando contra los recortes sanitarios y educativos, en investigación y desarrollo, para que resucitemos lo valioso de 1978 y 1812. Rematan la majestuosa fachada en sus puntos extremos un par de vidrieras con los cuatro evangelistas, y en su punto central con una pequeña cúpula a modo de templete. Por cierto, la campana del mismo necesita ser restaurada. Como ven, nuestro tiempo como aquel también tiene sus cronistas e investigadores para que las nuevas generaciones sepan que toda lucha justa al final aunque comience siendo obra de unos pocos se acaba convirtiendo en un logro de la mayoría.  
No se entiende la historia de Agaete, de España ni del rodaje de ninguna pieza cinematográfica que aspire a ser un clásico, sin la presencia de una taberna de siempre. En el sur de la Plaza de la Constitución, emerge con el poderío de la sencillez una casa de principios del siglo XX, en cuyos bajos está la Taberna El Perola. Su larga y acogedora barra está hecha de madera noble, de esa que el uso y más uso de décadas no han logrado vencer. Ella siempre acaba ganando y atrayendo a más parroquianos de Agaete y de cualquiera que se precie de haber estado en este municipio gran canario. Sus botelleros de la misma madera nos recuerdan que las telas de araña forman parte de su gracejo. Quienes hayan estado en Sevilla y hayan visitado la Taberna de Pepe El Muerto, encontrarán rápidamente el paralelismo entre ambos rincones. Un aviso a navegantes, quien no halle la gracia entre ambas tabernas, por muchos títulos nobiliarios y capital financiero que disponga, que no ose a entender la obra de Goya. No tendrá sensibilidad ni talento para las cuestiones espirituales de la vida.
En la Taberna El Perola, sus primeros fundadores montaron una tienda bar en la que vendían aceites y vinagres. Y hoy tenemos la suerte de conocer durante el rodaje de Sombras de Papel a uno de esos entrañables abuelos que se conocen esa y otras muchas historias de vida. Se trata de Enrique Manuel Ramos Bolaños. Pronto cumplirá los ochenta y cinco años este mocetón canario nacido en Hornillos de Tejeda, que disfruta de su etapa de abuelo después de haber vendido al por mayor los célebres aceites y vinagres, y las deliciosas ciruelas de Tejeda. Curioso el año de su nacimiento, 1928. Un año antes, se celebraba el Tercer Centenario de Góngora, y poetas, artistas y escritores, le rendían un merecido homenaje. Un año después, 1929, ya sabemos la que se armó a raíz de cierto crac bursátil. Estamos en años de celebraciones, ¿por dónde saldrán estas? Si desde luego seguimos el ejemplo del equipo humano de Sombras de Papel, saldremos como los toreros por la puerta grande después de una faena propia de crack, donde el único crac será el del portalón de la Puerta Grande de cualquier festival de cine que se precie: desde la Seminci pucelana hasta los Goya, desde Sundance hasta los Oscars.
Y vamos rematando el rodaje por hoy, porque hombres y mujeres de la nobleza, de la burguesía y del pueblo se concentran en el mercado dieciochesco que el equipo de producción de Sombras de Papel con la inteligente colaboración de los concejales de Cultura y Fiestas y de su equipo técnico han montado. Puestos con gallos, gallinas, conejos. Puestos con pieles, vinos, aceites y vinagres. Puestos con frutas y verduras. Un hermoso carromato con sacos llenos de cereales. Los elementos de trabajo de los carpinteros y herreros de la época. Y para que no falte de nada, la Diseñadora de Vestuario que tiene que darle una puntada a la falda de la bella heroína a la que encarna Nayra Rivero mientras huye en compañía de su hermana; la no menos guapa y valerosa Isabel Santana. Y como en toda obra con historia de fondo que se precie, el género de la picaresca se ha dejado notar la noche previa al rodaje. Algún Tormes del siglo veintiuno se ha llevado un tonel y una plancha del decorado. Como decía otro genio del celuloide, Manolo Summers, hay gente pá tö.   

Comentarios

Entradas populares